dimecres, 3 d’octubre de 2018

Bodega Compañón Arrieta - El Mozo Wines - (Lantziego, Rioja Alabesa, Araba, Euskadi) (#escapadalarioja)

Seguramente este es el post de una de las visitas más interesantes que hasta el momento nos ha deparado nuestras escapadas eno(gastro)nómicas a La Rioja.



Hacía ya tiempo que teníamos ganas de ir después de haber leído buenos comentarios sobre los vinos del Mozo Wines, cuya primera imagen había sido la etiqueta de Malas Piedras que alguna vez habíamos visto en alguna enoteca, pero que nunca habíamos llegado a probar.

Llegamos un cálido lunes 11 de Septiembre a Lantziego, entre una ligera llovizna y con el cielo bien encapotado. Allí nos esperaba Gorka Mauleón, con quien conseguimos quedar in extremis robándole parte de su tiempo en días previos a la vendimia de mucho trabajo. Nos acogió estupendamente y en seguida nos explicó, ya camino del viñedo, los orígenes de Compañón Arrieta, como bodega de los padres de su mujer, Itxaso Compañón, desde hace aproximadamente unos 40 años.

Fue en 2011 cuando la pareja se instaló definitivamente en la bodega y comenzaron a hacer la conversión de las 9 hectáreas de viñedo a orgánico, además de comenzar a embotellar, cosa que hasta entonces no se había llevado a cabo.

Estamos a casi 700 metros de altura. Yécora marca el límite de referencia que separa los campos cerealísticos de los viñedos. Más allá de los 800 metros se hace complicada la viticultura, al menos de momento.



Gorka hace despuntes en la parra para dejarla corta para compensar, es decir, para que haya menos parte verde foliar y de este modo favorecer la maduración fenólica, que en los últimos tiempos, según nos explica Gorka, está siendo prácticamente posterior a la alcohólica (tradicionalmente había sido al revés).




La edad media del viñedo de Mozo Wines es alta, ninguno se sitúa por debajo de los 30 años. Sin ir más lejos, de sus fincas más conocidas, la del Vasconegro, data de los años 50. Lantziego y su término se caracteriza por tener barrancos escarpados y no se llegó a realizar la concentración parcelaria.



En concreto, las 9 hectáreas están divididas en unas 21 parcelas, cada una de las cuales puede tener variedades mezcladas, tanto blancas como negras. Tradicionalmente, en zonas de ladera y altura, acostumbraba a plantarse variedades blancas, eso si. Se trata de una zona bastante pobre donde rinde poc el Tempranillo. Aquí, en cambio, tenemos la Malvasía riojana, que da lugar al vino El barranco del Agua, a partir de un viñedo del 1955.

Podemos ver ejemplos de prácticas vitícolas tradicionales como los acodos (capficats, en català), para favorecer el crecimiento de una nueva parra a partir de una rama.



El Malaspiedras sale de aquí, junto con 4 fincas más: a parte de Vasconegro, son el Plano, Balondo y Anagorio. La fermentación del Tempranillo, Viura y Garnacha blanca se realiza en maceradores abiertos, cada parcela por separado y con levaduras autóctonas, sin interferir en el proceso de vinificación. Una vez fermentado, recibe una crianza de unos 8 meses en botas de 500 de roble francés, americano y húngaro.

Subimos a 700 metros, hacia el Monte Viñaspre, con viñedo de los años 40, o incluso anterior. Con ellos, Itxaso y Gorka elaboran vinos naturales sin sulfitos añadidos ni intervención enológica alguna, con igual proporción de variedades blancas y tintas. Se vinifica todo junto por el método de la maceración carbónica durante 3 o 4 días y luego se prensa el mosto, que primero es clarete y luego acaba en rosado. Da lugar a un vino joven con el frescor de un blanco pero la tanicidad de un tinto. no tiene D.O. Acaba siendo un cupaje de Garnacha, Malvasía, Viura, Cagazal (Turruntés). Aporta acidez y algo de verdor.





De aquí salen tan sólo 1000 botellas, con un rendimiento de tan sólo 2000kg/ha.

Seguramente el vino más representativo sea Herrigoia, maceración carbónica, sin despalillar, con raspón, de Tempranillo con Malvasía y Viura.

Con El Cosmonauta y el viaje en el tiempo Gorka reproduce una técnica pretérita de hacer vino El cupaje es el que da la parcela del Monte Viñaspre, plantada en los años 40. Se vinifica con raspón, básicamente mediante maceración carbónica.

El Cosmonauta en el barranco de agua (prácticamente monovarietal de Malvasía riojana con algo de Viura) fermenta directamente en barrica, donde el Malaspiedras hace la maloláctica, bajo lías. Según como esté el raspón, se hace la maceracion carbónica con despalillado. El Cosmonatura vinifica por separado cada una de las parcelas en maceradores abiertos para una posterior crianza en barricas de 500 liltros de roble francés, americano y húngaro, durante unos 4 meses.




El Mozo Wines marca una línea de diferenciación y carácter a partir de una vinificación que no deja de ser de raíz tradicional, además de contar con un viñedo viejo y de gran calidad.

La distribución de sus vinos, según nos explica, es mayoritariamente en el mercado exterior.

Nos han parecido unos vinos que, a parte de denotar autenticidad y ser muy francos y honestos, nos han gustado, son muy amables a la par que concentrados, fruto de ese viñedo viejo que el Mozo Wines deja expresarse en toda su plenitud.

Salud!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada